VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                       STMA. VIRGEN DEL RIO -                   HUÉRCAL- OVERA (ALMERÍA)

    La imagen, hasta la mañana del día 19 de Octubre de 1973, era obra del genial escultor Francisco Bellver, pero desapareció de su ermita, como consecuencia de la riada que asoló el sureste peninsular en una trágica y negra mañana.
   La Virgen fue Coronada Canónicamente por Bula Pontificia, el Domingo de Ramos, día 7 de Abril de 1965, en una lluviosa tarde, por el Obispo de la Diócesis Iltmo. Sr. D. Alfonso Ródenas, en un acto emotivo y deseado para todo el Paso. Los gastos de la corona, realizada en metales preciosos y esmaltes, fueron sufragados por suscripción popular, aunque la iniciativa corrió a cargo de la Hermandad. La corona es radial, llevando gran cantidad de estrellas en oro, en las que van grabadas, en su parte posterior, el nombre de las familias que las costearon, así como un gran número de cabezas de ángeles en platino, y rematada en su parte superior, por el escudo de la Villa en oro y esmaltes. Es obra de los orfebres valencianos Hermanos Peris.
   La Virgen goza de la veneración de todo el pueblo, como su Patrona Espiritual. Es la Virgen de todos, para ser NEGRA la tarde del Viernes Santo.
   La imagen actual es obra del famoso escultor y restaurador José M. Sánchez Lozano, y fue bendecida el Domingo de Ramos de 1974. Es una talla de madera policromada, que representa a la Virgen con túnica hebrea, las manos entrelazadas a la altura del pecho y un puñal que traspasa su corazón. La carroza sobre la que desfilaba es obra del artista almeriense Jesús de Perceval, en madera sobredorada, con contrastes en rojo, que constituye una auténtica maravilla de filigrana plateresca. Destacan sus cuatro artísticos candelabros, remtados por antiguas tulipas de vidrio, con gran cantidad de lágrimas que penden de sus brazos y que producen un bonito efecto lumínico, al incidir en ellos la luz. Pero el detalle que más resalta en la carroza, y que constituye la verdadera obra de arte, son las cuatro tallas de sus faldas, aunténtica filigrana de encaje en madera. La canastilla central lleva cuatro grandes escudos tallados, con los emblemas de la Cofradía, el escudo Vaticano, el de Almería y el de Huércal-Overa, así como otros cuatro más pequeños en el centro de las faldas, con los emblemas Pontificios.
   La gran patrocinadora, y en realidad a quién se le debe su realización por los esfuerzos que puso, y las gestiones que realizó, fue la Iltma. Sra. Dª Luisa Sánchez Alarcón, siendo entonces su esposo, D. Luis Gutiérrez Egea, Gobernador Civil de Almería.
   En el año 1997, atendiendo el clamor popular de los cofrades, la Junta Directiva decide procesionar, de nuevo en Viernes Santo, la Santísima Virgen del Río, en el trono de orfebrería de alpaca plateada realizado con motivo de la celebración en el año 1990 del veinticinco aniversario de su coronación canónica, a iniciativa de la familia Enciso Alarcón, por el artista sevillano Manuel de los Ríos Navarro. Es una fabulosa obra arquitectónica con un profuso trabajo vegetal de cincelado en toda la canastilla del paso.
   Desfilan con este paso: estandarte, realizado en 1968, en los talleres del antiguo Sindicato de la aguja de Almería. El medallón centarl representa a la Virgen del Río, de medio cuerpo con su corona. Este medallón fue posteriormente retocado en los talleres de la Sección femenina de Lorca. Los contornos del estandarte van calados y bordados en oro. también se debe su relaización a DªLuisa Sánchez Alarcón. El fondo sobre el que se borda es de raso celeste, y su parte posterior en raso blanco, con las cinco cruces del Santo Sepulcro.
   Inicialmente era portado por ters mayordomos con dalmática color celeste llavando bordadas en pecho el emblema de la Cofradía, y espalda los anagramas del Ave María, acompañado a cada lado por dos soberbios faroles de orfebrería plateada. En la actualidad son portados por tres penitentes que visten túnicas, capas con un gran bordado en su lado izquierdo, representando un Ave María rematada con una corona Real y capirotes con un Ave María en oro bordado en su centro, todos ellos en terciopelo azul.

Juan Carlos Mena Navarro y Antonio Rubio Simón.