VOLVER A LA PAGINA INICIAL

            MARÍA STMA. DEL AMPARO - CÁDIZ

    Venerable Cofradía Carmelitana de Penitencia y Hermandad Sacramental de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Paz en su Real y Triunfal Entrada en Jerusalén y Nuestra Madre y Señora María Santísima del Amparo.

La preciosa imagen de la Virgen del Amparo se atribuye a la realización de los talleres valencianos de Rafael Perís, en base de unas manos que se encontraron en el baúl de una gaditana gran conocida de D. Emilio Bartús, datadas estas en el siglo XVlll de exquisita suavidad y delicadeza, en postura suplicante y acogedora... basándose el imaginero en dolorosas genuinamente sevillanas, como la del Refugio, Socorro y Presentación.
    Cinco fueron los nombres propuestos para la advocación de la Madre: Dulce Nombre, Refugio, Socorro, Consuelo y Amparo, el niño Miguelito García fue el encargado de sacar la papeleta agraciada con el dulce nombre que encierra todos los demás, Amparo de nuestras vidas.

    Se Bendijo en la Parroquia de San José, en la Función Principal de Instituto, el 14 de Marzo de 1948, predicando en su honor esta Santa Eucaristía el Dominico misionero Ignacio Rodríguez Pérez y siendo bendecida por el prelado Don Tomás Gutiérrez Díez.

    Es una Virgen Madre que sin ser niña es mocita y Señora gaditana, con mirada tierna y dulce, nariz afilada y elegante, semblante pacificador de todo un pueblo que la denominó "la Guapa de Cádiz", el pueblo es muy sabio... y así la piropeaba cuando salió a la luz de la tacita, el domingo de Ramos de 1948 bajo el palio cedido por la V.O.T. de servitas, luego fueron unas sencillas y graciosas bambalinas de encajes blancos con varales sin labrar, más adelante la orfebrería fué de Hijos de Juan Fernández y las bambalinas de cajón bordadas en unos talleres religiosos de Valencia, por último fue Fray Ricardo de Córdoba quien realizó el boceto que luego bordarían las sucesoras de Mariano Arce en maya de oro, así como el techo de palio bordado en Jerez por Idelfonso Jiménez.

    Los cultos en su Honor se comenzaron celebrando en el mes de Noviembre con motivo del Patrocinio de la Virgen. En San José tenía su Triduo y Besamano, que fue el primero en la ciudad, así como una ofrenda floral a las puertas del templo, y el pregón que es el más antiguo de cuantos se celebran en Cádiz. Hoy por hoy, al decubrirse hace algunos años que la advocación del Amparo tenía su propio día (30 de Octubre), el triduo se celebra una semana antes, culminando el viernes antes con el Pregón y Besamano, el domingo con un Rosario de la Aurora por campanilleros donde la Señora sale portada por su Grupo Joven que la pasea por la feligresía del barrio del Mentidero del que es Madre y Protectora, y los cultos finalizan con la Solemne Función el día de la festividad.

    Santa María del Amparo, cumplió las bodas de oro de su Bendición en 1998, donde se celebraron infinidad de actos conmemorativos, entre ellos la Procesión extraordinaria con la Señora por el barrio, una jornada 19 de Septiembre llena de recuerdos emocionantes, como cuando el coro del Patrocinio cantó aquella letra a los sones de Rocío y la capilla del Beato explosionó en petaladas, o aquella plaza del Mentidero, Cervantes, Zorrilla, Buenos Aires... callejuelas llenitas de banderas y reposteros para la Madre de Dios, Buenos Aires de flores multicolores de pétalos amorosos, jornada inolvidable para los hermanos de esta cofradía con la que puso broche de oro a tan singular efeméride.

    Se venera en su Capilla Oratorio en la Calle Vea Murguía del gaditano barrio del mentidero, de la feligresía de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen desde donde procesiona cada Domingo de Ramos efectuando también en la parroquia sus cultos solemnes en octubre y cuaresma.

 

Virgen Inmaculada,
Ella que es la más Guapa de esta tacita,
Ella que es la Madre Bendita del Mentidero,
Ella que es la vecina más hermosa de Vea-Murguía,
Ella que es la flor más perfumada de la Alameda y el Azahar más fragante de la Plaza de la Oca,
Ella que es Virgen del Carmen doliente,
Ella que el amor de Cádiz recoge en sus pupilas,
Rosa del Amparo,
Princesa primera de nuestra Semana Santa por más que pasen los siglos...

                                                          

                                                             Luis Real Guerrero.