VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                   VIRGEN DE LOS REMEDIOS -          AGUILAR DE LA FRONTERA (CÓRDOBA)

        La Virgen de los Remedios, Reina de la Campiña

 

     El cielo y la brisa quisieron aliarse, este pasado sábado, con los miles de romeros que se decidieron a acompañar por la mañana a la Virgen de los Remedios en su peregrinar desde Aguilar hasta su santuario situado en plena campiña cordobesa, a cinco kilómetros del municipio.

     Una sigilosa nube entoldó el cielo y permitió que el primer trecho del camino se realizara sin apenas calor, permitiendo el disfrute de los más de 7.000 romeros que siguieron los pasos de la Pastora de Aguilar. A lo largo de todo el fin de semana se estima que serán unas 30.000 personas las que se hayan acercado hasta la ermita.

     Desde muy temprano, las once hermandades romeras aguilarenses comenzaron a dirigir sus pasos a la iglesia de la Veracruz, de donde partió la comitiva a las nueve y media de la mañana después de asistir a la Misa de romeros. En el camino fueron incesantes los vivas y los aplausos a la que se ha convertido en una de las imágenes marianas más veneradas de la provincia y a la que algunos devotos vitoreaban como Reina de la Campiña.

     El llamativo paso por el puente de la vía del tren, la llegada al río Cabra o el rezo del Ángelus fueron algunos de los hitos importantes en el transcurso del camino. El Ángelus se rezó a las doce, cuando la Virgen llegó al monumento de piedra que se inauguró hace dos años con ocasión del 25 aniversario de esta romería nacional. Allí, el consiliario de la hermandad matriz, Juan Ropero, y los romeros expresaron su devoción a la Señora.

     Poco después, cuando la carreta de la Virgen, tirada por bueyes, alcanzó la conocida como Cruz de don Vicente, los romeros asaltaron las andas de la Pastora para cogerla sobre sus hombros y trasladarla a pie hasta la ermita, distante de este lugar apenas un kilómetro.

     A la llegada a la explanada del santuario cada una de las hermandades romeras rindió pleitesía a la Virgen con sus simpecados romeros. La entrada en la ermita estuvo acompañada por un incesante repique de campanas y por la alegría desbordada de todos los devotos que depositaron a la Pastora en el altar mayor del templo.

     Durante toda la jornada continuaron los actos religiosos. A las seis de la tarde realizó su entrada en el recinto la hermandad filial montillana, que había salido por la mañana. A primeras horas de la noche, todas las hermandades se presentaron ante la matriz en la puerta de la ermita y asistieron al rosario en el patio del santuario. Durante toda la madrugada y siguiendo un escrupuloso orden de antigüedad, las hermandades asistieron a sus turnos de oración ante la Virgen y vivieron momentos de indescriptible emoción.

     Mientras tanto, las hogueras iluminaban los alrededores de la ermita, ya que miles de personas pernoctaron bajo los olivos y en las inmediaciones del río que bordea este paraje enclavado en el corazón de la Campiña. Así se hizo de nuevo realidad la fiesta más esperada en el calendario aguilarense y Los Remedios volvió a pastorear su pueblo.

                                                                Enviado por Iñaki.