VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                    VIRGEN DE LOS DOLORES -                       VÉLEZ RUBIO (ALMERÍA)

  Se trata de una Imagen de autor anónimo tallada en madera de cedro, de vestir, del siglo XVIII. En el año 1999 fue restaurada por el escultor sevillano D. Jose Manuel Bonilla Cornejo, se trata de una Dolorosa de estilo salzillesco

  A finales del siglo XIX se produce en toda España un reafianza- miento de las prácticas religiosas, después de las medidas desamortizadoras de los gobiernos isabelinos. Surgen por doquier nuevas asociaciones de clérigos y seglares que intentan realzar el mensaje cristiano frente a la creciente afluencia de ideas liberales y socialistas.

   En este contexto se crea en Vélez Rubio la Hermandad de penitentes en honor a la Virgen de los Dolores, cuyas primeras constituciones datan de 1884. Al parecer, esta constitución se consideró más un intento de refundación de una antigua y extinguida cofradía: la Hermandad de Nuestra Señora del Rosario, procedente de 1598, de la cual no se hallan documentos escritos hasta 1620, y que en época de Carlos III, el Duque de Alba, a la sazón Sr. territorial de los Vélez, da autorización al presbítero D. Ginés Sánchez Pérez, mediante una carta fechada en Aranjuez el 18 de julio de 1787, para construir un camarín a la Virgen de los Dolores en una de las capillas de la Iglesia, pues en el año 1769 se le había concedido licencia a la cofradía del Rosario para representar los misterios del dolor, mediante la adquisición de una imagen de la Virgen de los Dolores, antigua talla que fue destruida por un incendio en 1907.
   En principio, esta cofradía se dedicó, como todas las de su época, a tareas de auxilio religioso mutuo entre sus miembros y a la organización de actividades para ensalzar a su patrona.
   En 1951 se produjo una nueva reorganización que le inspiró el carácter actual y el esplendor de sus desfiles procesionales.
                                    

                                      Enviado por Francisco Navarro Parra.