VOLVER A LA PAGINA INICIAL  

                            VIRGEN DE ESTET -                                  ISÁBENA- RODA DE ISÁBENA (HUESCA)

     Patrona de la localidad. La imagen de la Virgen de Estet, conservada con su policromía original se conserva en la Catedral.

     Roda de Isábena ostenta el récord, de ser el pueblo más pequeño de España, dotado de catedral.

     La Iglesia Catedral de Roda de Isábena. De su fachada destaca una inmensa torre campanario y un pórtico construidos en el siglo XVIII, fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1904. El elemento arquitectónico más llamativo de la catedral se encuentra en las cabeceras de las tres naves que componen la planta del recinto sacro. Bajo ellas hay tres criptas, situadas a distintos niveles. La central fue construida en 1.125 por orden de San Ramón, en esta cripta, a la que se accede por una triple arquería de medio punto, dispuesta por tres naves de tres tramos cada una y sobre la que descansa el altar mayor, está el sarcófago de San Ramón. Una de las escasas piezas de escultura funeraria románica que ha llegado hasta la actualidad en Aragón.      Destacan también el órgano, construido en 1.653 y que con la única añadidura de un motor continua hoy sonando. Asimismo, el claustro, ubicado en el lado norte de la catedral, con el único aljibe que había en la localidad y con los 191 epígrafes lapidarios, fechados entre 1.143 y el siglo XV, que se recogen en sus muros y que supone el conjunto de inscripciones lapidarias más rico y numeroso de los que se conservan en Huesca.

     Acoge en su interior un museo que alberga numerosas obras valiosas. donde se pueden contemplar las sandalias, la sábana y túnica funerarias de San Ramón así como algún retrato y otras reliquias del eminente obispo. La principal pieza, la silla de San Ramón, construida en madera de Boj de Toulouse, se encuentra en la zona trasera del templo y protegida por un cristal. Una estructura de metacrilato reconstruye las partes que no han podido ser recuperadas y devueltas a este templo, donde también descansan San Valero, patrón de Zaragoza, y siete de los quince obispos que pasaron por la casa prioral, situada tras la iglesia y hoy de propiedad privada.