VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                        VIRGEN DEL CARMEN -                                          LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

   Pagina de los Costaleros de N.S. del Carmen

        En el año 1910 fueron visitando barrios, unas hermanas de la caridad , Sor Teresa y Sor Asunción, y llegaron hasta la isleta, encontrándose allí con mucha miseria y la inexistencia de una escuela.

         Al ver tanto abandono pidieron al señor obispo, que en aquel tiempo D. Adolfo Pérez Muñoz que le hiciera un salón para atender a los niños e impartir ellas mismas las clases.

         Les concedió el señor obispo el dinero, y en el año 1911 empezaron a dar clases a ambos sexos, como en el salón no había ninguna imagen pusieron un cuadro de la Virgen del Carmen que había prestado un señor de la isleta, al enterarse la superiora del hospital de San Martín a cuya congregación pertenecía las mencionadas hermanas anteriormente, observando la devoción que le tenían a dicho cuadro, les propuso a estas hermanas de la caridad que se trajera una imagen que tenían en la capilla del hospital pero pedían algún dinero para ayudar a los enfermos.

         Hicieron una rifa cuyo premio eran 50 pesetas las cuales gano Doña Evarista Alonso García, esta renuncio al premio y lo entrego para que trajeran la imagen que llego en carruaje de esa época (tartana). Como venia pobremente vestida se hizo otra rifa de un cojín, para comprarle un manto y una toquilla.

         En el año 1913 salio por primera vez en procesión recorriendo las calles de la Isleta, que con gran dificultad podía pasar el trono de madera que había construido maestro Julián Zerpa Alonso y que el mismo portaba a hombros juntos con otros devotos como Antonio Cruz, Marcos Hernández, José De León etc.

         Al tiempo que pasaba la Virgen, tenían que ir quitando las piedras para formarle una vereda y abrirle camino.

         Ya aquel salón había sido consagrado ermita. Sor Teresa y Seña Evarista (como así le llamaban), era las encargadas de los atuendos de la Virgen. Y maestro Julián adornaba el trono con las flores que los devotos le llevaban. Seña Evarista fue durante todos esos años la encargada de vestir la imagen para el día de su fiesta, de cuidar y abrir la ermita pues el  párroco de Ntra. Sra. de la Luz al cual pertenecía la ermita del Carmen le confió esa misión.

         Ya el día 17 de Enero de 1938 el desaparecido, obispo Antonio Pildain Zapiain  consagro la ermita en parroquia de Ntra. Sra. Del Carmen y siguieron saliendo las procesiones sin interrupciones.

         En 1940 salio por la primera vez la procesión de la madrugada el 16 julio que siempre  se le ha llamado procesión de la aurora. En este mismo año se embarco también por primera vez la Virgen al siguiente domingo de su día, sin dejar de acompañarla miles de sus fieles y cientos de barquillas. Estuvo muchos años embarcándose en una gran barcaza que se le llamaban chatas y luego la comandancia de marina le cedió el barco que ahora tiene como trono en el mar.

         Desde este año de 1938 hasta 1955 se encargaban de vestir y adornar el trono las nietas de seña Evarista  e hijas de maestro Julián con otras personas, con los inmensos ramos de flores que los devotos de toda Gran Canaria le traían.

         Ya en el año 1952 empezó a salir en procesiones la imagen en un novenario a la cinco de la mañana acompañada de numerosos fieles, cada día por sectores diferentes y calles de la Isleta. También es emocionante ver la preciosa bajada desde el camarín desde el año 1966 sin llegar nunca  interrumpirse hasta la fecha presente.

                

                   Texto e imagen enviados por Francisco Delgado.