VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                   SANTA MARÍA DE LA GUÍA -                        STA. MARÍA DE GUÍA (LAS PALMAS DE G. C.)

    La historia de Guía surge en el preciso instante en que Sancho de Vargas y Machuca proyecta erigir una iglesia en honor a Santa María de Guía. De este modo se explica cómo el topónimo responde a la advocación mariana del fundador de esta ignota parroquia. Sin una fecha bien definida que marque el inicio de construcción de la ermita, estiman los historiadores  que comenzó entre 1490 y 1491, confirmándose que en 1509 está totalmente finalizada.

                                                                           Joan Nolla.                             

                        ´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´´

    Nuestra Señora de Guía y Estrella de la Gran Canaria, a quien los agricultores de la comarca norte tienen por su protectora desde que en los albores del Siglo XIX les librara de una terrible plaga de langosta, se venera desde la fundación de la población en el municipio que tiene su nombre. La leyenda cuenta que fue encontrada en un cajón flotando cerca de la costa y, que, cuando se intento trasladar a la ciudad la carga se volvió tan pesada que no se consiguió mover desde el lugar conocido como el
Albercón de la Virgen, por muchas yuntas de bueyes que se uncían al carro, vuelto hacía la localidad fue aliviándose el peso según se acercaba al pueblo, considerándose tal hecho  como milagroso y que la Virgen quería quedarse en el pueblo, tomándola como Patrona.
    La historia, sin embargo, cuenta que la imagen pertenecía a la familia de los Riberoles que la habían mandado traer desde Génova para su devoción particular como Virgen de la Candelaria en el siglo XVI y a principio del XVII decidieron donarla a la parroquia para sustituir la primitiva y pequeña imagen que trajera el fundador Sancho de Vargas.
    Su fiesta canónica se celebra el 15 de Agosto, con procesión por las calles de la localidad (tras la procesión se celebra un acto popular conocido como batalla de flores), pero la verdadera fiesta popular se celebra el tercer sábado de septiembre por la promesa hecha por los agricultores por la plaga de langosta, para tal ocasión la virgen viste de verde, sin que pueda ser
vestida con ningún otro color, y el niño porta en la mano una langosta de oro. Denominada como fiesta de los ramos en el pasado o Fiesta de las Marías en la actualidad consiste en una romería que parte de la montaña de Vergara en las medianías del municipio hasta el frontis de la iglesia completamente
adornado de flores, ramos y frutas, donde los romeros depositan sus ramas y ofrendas de productos típicos a los pies de la Virgen entre el sonido de los bucios (caracolas) tambores y el bullicio de agradecimiento y oraciones.
    La Virgen procesiona en uno trono de plata bajo baldaquín de plata y enmarcada por un sol del mismo material luciendo antiguas y valiosas joyas.

 

                                                     José Luis Rodriguez López.