VOLVER A LA PAGINA INICIAL

               LA SOLEDAD DE LA PORTERÍA -                          LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

    Nuestra señora de la Soledad de la Portería a quien el vecindario de la ciudad  de Las Palmas de Gran Canaria profesa una gran devoción desde que, al fundarse la ciudad se estable- ciera en la misma un cenobio franciscano, es una imagen de candelero y no es de excepcional valor artístico, sin embargo
es tal la devoción a esta imagen que, es  la única Dolorosa coronada canónicamente en el archipiélago canario.
    Viste al estilo de una viuda noble de la corte de Felipe II y, procesiona bajo  palio de terciopelo negro  con cresteria y varales de plata al igual que la peana,  los respiraderos y los fanales, regalo del Cabildo de Gran Canaria.
    Cuenta esta imagen con dos curiosas leyendas sobre su origen, una narra como un buque dispuesto a partir desde La Habana hacia el puerto de la Luz de esta ciudad (vease virgen de la Luz) se presento una viuda con su hijo pidiendo pasaje al capitán, quedando concertados, pero el día de la partida
no se presentaron, durante la travesía llamaron la atención dos grandes cajas dirigidas al cenobio franciscano de Las Palmas que, nadie recordaba haberla recibido a bordo. Llegado el barco y entregadas las cajas eran el fiel retrato de la viuda y su hijo.
    La otra hipótesis habla de una donación de la reina Isabel la Católica al convento franciscano, aunque esta parece haber nacido de D Eduardo Benítez Inglott en una serie de artículos con motivo de la restauración del templo, basándose en el gran pare- cido de la Virgen con las representaciones de dicha reina.
    D. José Miguel Alzola la data en el tercer decenio del siglo XVII, siendo la tercera imagen de la Virgen.
    Procesiona el Viernes Santo en la Procesión Magna Tras el Sepulcro, cerrando el desfile procesional, acompañada por las autoridades civiles y militares, excepto el ayuntamiento que lo hace con el Cristo de la Vera Cruz, patrón del ayuntamiento y policía local. Al terminar esta tras un breve Sermón realiza la procesión del retiro por el barrio de Triana

    Por ultimo comentar el curioso titulo de Soledad de la Portería, este es debido a que la imagen se venero en un principio en una capilla en la portería conventual, donde y debido a estar dentro del recinto monacal, las mujeres solo podían visitar a la Virgen los viernes y excepcionalmente los Jueves Santo.
    Este año le ha sido concedida la medalla de plata de la ciudad a la archicofradai del santo entierro y Nuestra Señora de la Soledad.
                                                   José Luis Rodriguez López.