VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                               VIRGEN DE TRASCASTILLO -                        EL CAÑAVATE (CUENCA)

   El  origen de su devoción se remonta al siglo XII. La leyenda, como la de tantas imégenes, dice que se apareció a un pastorcillo  mientras cuidaba su rebaño en la parte posterior del castillo y que le dijo que quería ser venerada en ese lugar. Allí, aprovechando quizás las ruinas de un antiguo templo pagano, se adecentaría una pequeñísima y humilde ermita en la que, durante muchos años, posiblemente más de un centenar, recibió culto y veneración. Los favores o milabros dispensados por la Virgen que había detras del Castillo, de los que quedaba constancia en el Ayuntamiento, fueron tan sorprendentes y abundantes,que su fama se extendió rápidamente por todo el territorio español y hay constancia de que a visitarla acudieron gentes  de casi todas  las provincias españolas e incluso de algún pais estranjero.

   En la primera mitad del siglo XVI, se contruye, como se dice en las Relaciones de Pueblos mandadas  hacer     por FelipeII en 1,575, un suntuoso templo con la limosna que se ha dado. En 1.578 se inicia una remodelación de ese suntuoso templo,cuyas obras terminan en 1.595. Su planta basilical mide 36 x 16 metros y tiene tres naves separadas por dos serie se siete columnas, cubriendo el techo un excelente artesonado en perfectamente conservado. El año 2.004 se hizo una importante restauración en la cúpula, cubierta y espadaña.

   El camino que sube a la ermita es  un agradable y frecuente paseo  durante las tardes de casi todo el año y  tañer la campana de su espadaña, tras una breve oración, un ancestral rito.

  Si no la conoces y quieres verte sorpendido, visita la ermita y contempla la procesión del día 7 de septiembre por la noche y la subasta del día 9.

   Al tratar de restaurar la cara de la imagen en 1.999, tras retirar todas las envolturas de escayola, vendas y paja que cubría lo que constituía el cuerpo de la imagen, apareció una talla de madera policromada, relativamente bien conservada que, según el profesor restaurador,corresponde a la primitiva imagen de la Virgen de Trascastillo.

 Esta talla, inexplicablemente, permanece oculta bajo los vestidos y manto de la actual imagen.

                                                    Avelino Alfaro Olmedilla.