VOLVER A LA PAGINA INICIAL  

   VIRGEN DE TEXEDA - GARABALLA (CUENCA)

  La imagen de la Virgen fue encontrada en 1205, por un pastor llamado Juan.  En un principio se dijo que se halló en un tejo, de ahí su nombre. En la actualidad no se sabe aún si fue así o en una cueva. Ante este hallazgo, los habitantes de los pueblos de esta parte de la Serranía de Cuenca, levantaron una sencilla ermita para la Virgen.

   Con la llegada de los trinitarios se realizó la iglesia y el convento. El lugar escogido para edificarlos fue en un lugar cercano al lugar donde se encontró la Virgen, en la orilla del río Ojos de Moya, zona cercana a la raya fronteriza con el reino de Valencia, todavía en poder de los moros. Se localizaba frente a la cueva, entre el río y el caz del molino de papel, propiedad de la Comunidad.

   En el año 1516 la riada se llevó el convento antiguo y la ermita. Se pudieron salvar la Virgen y el Santísimo Sacramento. Estos fueron llevados a la iglesia parroquial de Garaballa, donde permanecieron hasta que se edificó en la huerta, lo que sería el nuevo convento.Éste se terminó en el año 1581. Las obras del santuario continuaron más de dos siglos y medio. De las obras de la bóveda de la iglesia y claustro, se pago la cantidad de 800 ducados. Los Marqueses de Moya solicitaron permiso de enterramiento propio en la capilla mayor de la nueva iglesia, y colocar sus escudos de armas.

  La iglesia contaba, entre otras cosas, de un órgano de gran calidad y de seis lámparas de plata, algo de lo que hoy en día no podemos disfrutar.

  El santuario de Tejeda estaba en todo su esplendor en la segunda mitad del siglo XVIII.

  En el siglo XIX sucedió la evacuación de los monjes con motivo de la Ley de Desamortización de Mendizábal. La iglesia y el convento quedaron en manos del clero secular y dependiendo del Obispado de Cuenca, que envió un capellán.

  En 1927, en la celebración del septenario de Moya, se  produjo un incendio en la iglesia de San Bartolomé, donde se encontraba la Virgen, salvándose sólo su cabeza. Ésta fue restaurada por el conquense Marco Pérez, quien hizo otra imagen semejante.

 Durante la Guerra Civil Española, en los años 1936 a 1939, el santuario de Tejeda fue  asaltado  y saqueado, deteriorándose  la imagen de la  Virgen,  cuyos  trozos fueron ocultados por el alcalde "rojo" en su casa. Desaparecieron los objetos de valor, la biblioteca y recuerdos históricos, incluso el cráneo del pastor Juan, que se encontraba en un fanal puesto en un camarín de la iglesia. Fue utilizado, entonces, de hospital de sangre del llamado ejército rojo. Éste fue  adaptado  para  las atenciones del hospital, tapiándose los claustros y derribando muros, haciendo grandes salas para enfermerías. Después de la Guerra, la Virgen de Tejeda volvió a su lugar. En 1944 lo transformaron en casa de descanso y vacaciones para los estudiantes de Salamanca. Hoy en día el convento es una hospedería, a excepción de la iglesia.

                                       Texto enviado por Francisco Alonso.                            Imagenes enviadas por Joan Nolla y F. Alonso.

    Para mas información: http://perso.wanadoo.es/garaballa5/GARABALLA.html