VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                                    NTRA. SRA. DE GRACIA -                          CAUDETE (ALBACETE)

   Según la leyenda, San Benito de Nursia en tiempos de los godos fundó en Caudete un monasterio benedictino. Tiempo después, el más importante de los monasterios benedictinos, esto es, el Monasterio de Montecassino, en Italia,
se vio envuelto en una situación de peligro. Por ello, San Benito ordenó trasladar una imagen de la Virgen de Gracia allí venerada a España, al monasterio benedictino de Sahagún (León). La imagen fue trasladada en barco desde Italia hasta Benidorm (Alicante), y una vez en este punto, bajo el cuidado de un fraile, fue montada en burro para llegar a León. Pero la suerte quiso que cuando el burro pasó por Caudete no quisiese andar más, y
por mucho que el fraile intentara obligar al animal a emprender la marcha, éste no quiso. Entendió el fraile que aquello era un deseo de la Virgen, que quería quedarse en aquel lugar. Y así fue. La Virgen quedó instalada para su veneración en el monasterio caudetano. Era el año 607.
   Pasó el tiempo y llegó a España la invasión árabe, y ante el temor causado por los moros, los monjes y frailes de Caudete huyeron a Asturias, abandonando su monasterio.
   Pasaron los siglos de dominación musulmana y en el año 1240 el rey de Aragón Jaime I el Conquistador llegó a la villa caudetana, reconquistándosela a los moros. Fue aquí cuando Caudete entró al Reino de Valencia, dentro de la Corona de Aragón.
   Fueron pasando los años de paz cristiana, cuando aún nada se sabía de la imagen de la Virgen. El pueblo sabía de su existencia, pero desconocía si los monjes la habían escondido en el monasterio antes de irse, o se la habían llevado a Asturias.
   Esta situación permaneció así hasta el año 1414. En este año, se econtraba en la sierra de Zafra (a escasos kilómetros de Caudete) un pastor con su rebaño, llamado Juan López, cuando se abrió el cielo y se le apareció la Virgen, dándole orden de ir al pueblo y desenterrar su imagen, pues ella le desvelaría el lugar donde estaba escondida. El pastor, tras la visión, regresó espantado a su ciudad natal, la cual era Paracuellos de la Vega
(Cuenca). Y otra vez más, estando allí con su rebaño, la Virgen volvió a aparecérsele con más gloria que la vez anterior, reprochándole el no haberle hecho caso. Para que el pueblo le creyera, la Virgen le hizo crecer el brazo del cual Juan era manco de nacimiento, y una vez, así, el pastor conquense regresó al Reino de Valencia. Una vez allí, se dirigió a la fortaleza de la
villa, y seguido de los más nobles caudetanos, llegó a las ruinas de lo que en tiempo de los godos fue un monasterio benedictino. Allí, entre las ruinas, debajo de una retama y mientras se escuchaban campanas procedentes de bajo tierra, se econtró la imagen de la Virgen de Gracia, acompañada por la imagen de San Blas, una pequeña campana y un retablo que representaba a San Martín. En ese momento, fue nombrada la Virgen de Gracia patrona de la Villa de Caudete.
   La imagen original románica de la Virgen fue quemada en la Guerra Civil, y la talla actual data del año 1950, siendo ésta una reproducción casi exacta de la imagen anterior. Cabe destacar de la nueva imagen que la bola que la Virgen sostiene con la mano derecha se realizó a partir de las cenizas que se pudieron salvar de la imagen anterior.
   Actualmente, Caudete celebra las fiestas de Moros y Cristianos en honor de la Virgen de Gracia entre el 5 y el 10 de Septiembre, siendo éstas las fiestas de Moros y Cristianos más antiguas de toda España, ya que comenzaron su andadura en el año 1588. En estas fiestas se traslada la imagen desde su ermita, construida sobre el antiguo monasterio benedictino, hasta la iglesia parroquial de Santa Catalina, y durante todas las fiestas se realizan una serie de impresionantes desfiles, representaciones teatrales de la historia medieval de la villa y de la aparición de la Virgen, ruedos de banderas, procesiones, batallas de arcabucería, etc.
   Las fiestas de Moros y Cristianos de Caudete están declaradas de Interés Turístico Nacional.

SANTUARIO