VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                         VIRGEN DOLOROSA -                                  PEÑAS DE SAN PEDRO- ALDEA DE SAHUCO                                (ALBACETE)

   El santuario del Sahúco se encuentra en la pequeña aldea de este nombre, dentro del término de Peñas de San Pedro (provincia de Albacete), poco más de catorce kilómetros, al Oeste del municipio.

    En este santuario y desde tiempo indeterminado se rinde culto a la imagen de Cristo Crucificado, conocido como Cristo del Sahúco, cuya devoción se ha extendido, a lo largo del tiempo, a amplias zonas de la comarca y otras regiones de España debido a la fama de Cristo milagroso que ha ido adquiriendo a lo largo de los siglos.

     Al igual que en otros santuarios como: Covadonga, Lourdes, Fuensanta (Albacete), etc. el agua se hace presente en forma de fuentes naturales. En el caso del Sahúco hay que destacar en nacimiento de agua que tras pasar por debajo de la ermita se hace visible y es recogida por cientos de personas que conocen las buenas propiedades de este regalo de la naturaleza.

      En cuanto a la imagen del Cristo, se trata de una escultura fechable a finales del siglo XVI. Se nos presenta a Jesús muerto en una cruz plana con tres clavos; la cabeza inclinada hacia su derecha y la anatomía de una adecuada corrección, con la herida del costado y un paño de pureza tallado y de muy poco volumen. No obstante la figura se ofrece a la veneración con toda una serie de elementos añadidos propios de la devoción del barroco. Así a la cabeza, sobre el cabello tallado, se le sobrepone una voluminosa peluca y corona de espinas de plata. Por otra parte, un elemento iconográfico característico, es un amplio faldellín o "perizonium", así como una sábana o tela colgada de la cruz, en referencia a la usada por José de Arimatea y Nicodemo en el momento del descendimiento.

    El origen devocional al Cristo viene, según la tradición, de una supuesta aparición del crucificado en los sahúcos existentes en el lugar, aunque tampoco falta otra leyenda en la que un desconocido viajero se encerró en una estancia con un gran madero y al cabo de un tiempo el visitante desapareció y en aquel lugar fue encontrada la imagen ya enteramente realizada, ¿podría ser un ángel? no se sabe, pero la imagen puede verse por cualquier persona dando fe de su existencia en este lugar mágico de la provincia de Albacete.

    La Virgen Dolorosa acompaña a su Hijo en todos los actos que se realizan en su honor durante los días 27, 28 y 29 de agosto, siendo esta fiesta una de la más importante de la provincia.

                                                         Francisco Alonso.