VOLVER A LA PAGINA INICIAL

             MARÍA AUXILIADORA - CUENCA

Además de la imagen de María Auxiliadora de modernas líneas que fue del desaparecido colegio salesiano de Cuenca y actualmente es venerada en la Parroquia de Nuestra Señora de la Paz, no nos olvidemos de la otra imagen de dicha advocación que precedió a la presencia de los Salesianos en esta capital, ya que desde hace un siglo recibe culto en la Catedral conquense.

    En 1886, dos años antes de la muerte del fundador de los Salesianos, San Juan Bosco, visita la fundación salesiana de Barcelona el sacerdote de Astorga don Francisco González

Herrero, que se imbuye de su espíritu y distribuye a centenares el "Boletín Salesiano", difundiendo la devoción a María Auxiliadora. Pocos años después, don Francisco obtiene una canonjía en la Catedral de Cuenca y es en esta ciudad donde continúa extendiendo el espíritu salesiano y la devoción a María como Auxilio de los Cristianos. Con un grupo de unos 50 fieles erige en la Catedral la Archicofradía de María Auxiliadora, para la que se adquiere una Imagen en las Escuelas salesianas de Barcelona-Sarriá en 1905. Desde entonces se encuentra en la llamada "Capilla Honda" o "Capilla del Corazón de Jesús" del primer templo conquense, y se celebra especialmente su fiesta el 24 de Mayo.

   Durante años fue muy activa la vida de la Archicofradía, que celebraba la novena anual y la conmemoración mensual de la Virgen. Actualmente, la despoblación del Casco Antiguo de Cuenca y la marcha de los salesianos hacen que esta devoción sea menos boyante que en tiempos pasados, pero continúa recibiendo la veneración de sus devotos.

   Recordemos también que esta devoción se difundió por diversos pueblos de la provincia, siendo aproximadamente una docena en los que se venera su imagen y dos los que la honran como Patrona.

                                                                                            Ángel Luis Estecha González, pbro.