VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                               NTRA. SRA. DEL ROSARIO -                        CAUDETE (ALBACETE)

   La advocación de la Virgen del Rosario en Caudete tiene una larga tradición.
   Allá por la Edad Media, tras la reconquista cristiana de la Villa, el rey Jaime I de Aragón ordenó la construcción de tres pequeñas ermitas en la nueva población cristiana, las cuales fueron la de Santa Ana, la de San Antón y la de la Virgen del Rosario. La ermita de Santa Ana, anteriormente de San Cristóbal, se encuentra en el punto más alto de la población, donde en la época musulmana se encontraba una pequeña mezquita de barrio, y la de San Antón se encuentra fuera del casco urbano, en un valle. La ermita de la Virgen del Rosario se levantó en las faldas de la Sierra de Oliva, en lo que hoy se conoce como el Cabecico del Rosario. Tal fue la devoción que causó esta imagen mariana en Caudete que se la nombró patrona de la Villa, título que ostentó hasta la aparición de la Virgen de Gracia en 1414.
Desde que se levantó la ermita allá por el siglo XIII se venía celebrando en Caudete con gran devoción una romería en el día de la Virgen, en Octubre.
   Pero tanto esta romería como la primitiva imagen de la Virgen así como su ermita fueron destruidas durante la Guerra Civil. Durante la Dictadura, se encargó la realización de una nueva talla de la Virgen del Rosario, que es la actual, pero ya no se reconstruyó su ermita en
la Sierra, y se la colocó en un camarín en la Iglesia Parroquial de Santa Catalina.
   Con el auge de la Semana Santa caudetana se decidió sacar de nuevo en procesión a esta imagen, siendo la Virgen del Rosario la encargada de encontrarse con Cristo Resucitado en la Procesión del Encuentro, la mañana del Domingo de Resurrección.