VOLVER A LA PAGINA INICIAL

VIRGEN DEL CAMINO - LEÓN

  Patrona de León.

  Por encontrarse en el "Camino de Santiago", fue fácil el nombre de Virgen del Camino o "Ventas del Camino", como se le conoció también.

  Porque un día -cuenta la tradición- estaba un pastor de Velilla de la Reina, llamado Alvar Simón Fernández, el día 2 de Julio de 1505, fiesta de la Visitación de la Virgen, guardando su ganado y "entreteniéndose" con profundas reflexiones, cuando vio en el sitio en que hoy se encuentra la Ermita del Humilladero, a la imagen de nuestra Señora, parecida en la forma a la Virgen del Camino de León. Se sorprendió el pastor -sigue diciendo la relación que seguimos-, al ver delante de sí a tan gran reina, rodeada de claros resplandores, y más cuando oyó que le hablaba la misma Señora, diciéndole: "Vete a la ciudad, avisa al obispo que venga a este sitio y coloque en lugar decente esta mi imagen, la cual ha querido mi Hijo se aparezca en este lugar, para bien de esta tierra". A lo que respondió el pastor: "Señora, ¿cómo me creerán de que sois Vos la que me envía?" Y le dijo la Virgen: "Dame esa honda que tienes en la mano". Y, tomándola en la suya, la Soberana Señora cogió una piedra pequeña, la colocó en la honda y la arrojó diciendo: "Di al obispo que encontrará esta piedra tan grande, que será señal suficiente de que yo te envío, y en el mismo en que hallaréis la piedra, es mi voluntad y la de mi Hijo que se coloque la imagen".

UNA PALABRA: "AQUÍ TENEIS A MI MADRE Y MIS HERMANOS....LOS QUE CUMPLEN LA VOLUNTAD DE MI PADRE" (Mc 3,31)

-Al lado del camino, en dirección a León, tomo nuevo nombre MARIA. También nosotros hemos de recuperar el nombre de cristianos a pie de calzada. Dar razón de nuestro nombre de cristianos en el día a día donde se debaten los destinos del mundo.
-Al contemplar la Virgen del Camino en la Catedral de León y, siglos después, en su Santuario tal vez se convierte en llamada a desinstalarnos de nuestras falsas seguridades. A salir de nosotros mismos para presentar la novedad del Evangelio.
-Invocar a María, bajo la advocación Del Camino, es elevar los ojos hacia las agujas catedralicias de una de las ciudades más bellas de esta comunidad autónoma. Sólo, después de contemplarlas, nos sentiremos llamados a orientar nuestra vida -con María- siempre hacia el cielo.

                         

                                                          Padre Javier Leoz.