VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                        NTRA. SRA. DEL MAR -                 MADRIGAL DE LAS ALTAS TORRES (ÁVILA)

     Isabel I de Castilla, la Reina Católica, nació el 22 de Abril de 1451 en Madrigal de las Altas Torres (Ávila), en cuya Parroquia de San Nicolás de Bari fue bautizada. El nacimiento tuvo lugar en el palacio que su padre, el rey Juan II de Castilla, tenía en la localidad y en el que pasaba largas temporadas.

     Por otra parte, en las afueras de Madrigal existía en el siglo XIV un pequeño eremitorio que unas piadosas mujeres transformaron en Monasterio bajo la regla de San Agustín y que en 1438 fue formalmente agregado a la Orden de Ermitaños de San Agustín, cambiando su nombre de Santa María de la Piedad por el de Santa María de Gracia.

    En 1527, Doña María de Aragón, tía del Emperador Carlos I y priora de la comunidad obtuvo de su sobrino el antiguo palacio de Juan II que la Corte ya no utilizaba, y así, las monjas Agustinas se trasladaron al mismo, donde aún continúan, mientras que su antiguo Monasterio lo cedieron a sus Hermanos de hábito, los Padres Agustinos, que lo ocuparon hasta la desamortización de Mendizábal en el siglo XIX, en el cual murió Fray Luis de León en 1591, y que hoy se encuentra en ruinas.

    Las religiosas Agustinas han reunido a lo largo de los siglos numerosos objetos artístico-religiosos, muchos de los cuales pueden contemplarse en visita turística. Entre ellos se encuentran diversas imágenes marianas como la que ahora nos ocupa.

    El Coro Bajo de la iglesia conventual corresponde a la que fue Capilla Real del Palacio. En un lateral del retablo barroco que preside la estancia, se venera la imagen de Santa María del Mar, de estilo gótico borgoñón del siglo XV, que aunque se trata de una Piedad es conocida por este nombre pues se cuenta que fue encontrada en el mar por un capitán de barco, que se la regaló al Rey Fernando el Católico, el cual se la envió a dos hijas suyas, monjas de este Monasterio.

   Tan vinculada está esta advocación mariana a la historia de la comunidad que no es de extrañar que al crear las religiosas en algunas de sus dependencias monásticas una Casa de Oración, hayan querido que se llamase de "Nuestra Señora del Mar".

 

 (Sintetizado de una guía turística de Fr. Jesús Miguel Benítez, O.S.A.)                     

                                          Ángel Luis Estecha González, pbro.