VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                          VIRGEN DE LA PEÑA -                        CISTIERNA- STA. OLAGA DE LA VARGA (LEÓN)

      En la página 174 del libro de D. JULIO DE PRADO REYERO titulado "SANTUARIOS Y ERMITAS MARIANAS DE LA DIÓCESIS DE LEÓN nos encontramos la siguiente reseña: " La Virgen de la Peña, hoy ermita desaparecida, en termino de Santa Olaja de la Varga, vino a suceder al pueblecito llamado Santa Maria de Olbayo, también documentado en el Archivo Diocesano (fondo de Santa Maria de Otero de Dueñas) en que se constata que la Reina doña Urraca dona al Conde don Froyla y a su esposa doña Estefanía la iglesia de "Sancta María de Olbayo" con sus términos. Agradecido el conde, da en reboración un "caballo ótimo" valorado en 5000 sueldos. Esta iglesia en el siglo xv ya es ermita, puesto que no la menciona el Becerro, si bien su imagen gótica se guarda en la iglesia parroquial. Son muchos los datos interesantes de esta ermita que podemos conocer a través del libro de la ermita de Nuestra señora de la Peña, que comienza en 1638."
Según el mismo D. Julio junto a la Iglesia existía un pequeño poblado desaparecido en el siglo xv. Tuvo este mucha importancia militar en el pasado, dado que estaba ubicado en la inmediaciones del castillo de Santa Olaja de la Varga, que empezó a ser castro celta, paso a ser campamento romano y termino como defensa militar del medioevo. La ermita estuvo en pie hasta finales del siglo xix en que comienza a arruinarse, siendo trasladada su imagen en una solemne procesión a la parroquia de Santa Olaja. Cuenta la tradición que a la altura del segundo túnel se presento una tormenta muy fuerte que izo detenerse la procesión sin que la imagen y los que la portaban cayera ni una sola gota de agua. Hasta la rehabilitación del camino de Ocejo y el ensanche de la carretera había a la salida del túnel, a la derecha clavada una cruz en la roca y era costumbre rezar una "Salve" al pasar por allí. En la actualidad podemos ver una cruz encima de la entrada del túnel ....
D. Julio de Prado describe la imagen de la Virgen de la Peña como una talla de encina de unos 50 centímetros de altura y torpemente pintarrajeada. Está levantada, lleva las manos juntas y las rodillas un poco dobladas; todo ello por representar el Misterio de la Asunción.

 

http://www.santaolaja.com/ERMITA.htm