VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                         VIRGEN DE PIEDRA -                                        SAN ESTEBAN DE GORMAZ-       QUINTANILLA DE TRES BARRIOS (SORIA)

   ROGATIVAS CON LA VIRGEN DE PIEDRA EN QUINTANILLA DE TRES BARROS

 

La apertura consistía en una solemne procesión a través de parajes confines al pueblo, en la que participaba todo el contingente poblacional. En Quintanilla de Tres Barrios, la comitiva, encabezada por el pendón y presidida por la Patrona, la Virgen de la Piedra, ataviada con manto negro en señal de dolor por el cariz que tomaban los acontecimientos, iba acompañada por el Santo Cristo de la Misericordia y la Santa Cruz. El rito, en el que no faltaba la oración -letanía-, quedaba impregnado por el misticismo que se respiraba: el tañido de las campanas y las nostálgicas canciones infundían suspense a la ceremonia. Una ceremonia que volvía a repetirse el último día del novenario. Ambas procesiones apenas admitían diferencias notables, exceptuando, si la lluvia había hecho acto de presencia, el distintivo del manto de la Virgen, de color blanco, y el acaloramiento de las canciones -la misma letra pero con notas más alegres- como mecanismo de respuesta colectiva hacia las divinidades.

La mayor proliferación compositiva estaba dedicada al sujeto directo de la ofrenda. La patrona del lugar, la Virgen de la Piedra, se llevaba la palma del cancionero. En su honor se realizaban los rituales:

En lo más alto del cielo
hay una nube muy blanca
es la Virgen de la Piedra
que ha subido a pedir agua.

Ya se han retirado las nubes
al otro lado del mar
y la Virgen de la Piedra
las ha mandado llamar.

Virgen Santa de la Piedra
manojo de perejil
mándanos agua a los campos
que nos vamos a morir.

Virgen Santa de la Piedra
manojo de perigallo
riéganos pronto los trigos
que nos morimos este año.

 

SALVE A MARÍA SANTÍSIMA EN SÚPLICA DE LLUVIA

 

Salve Virgen Pura de la Piedra Madre
riéganos los campos que hay necesidades.

Salve te saludan el hombre y el ángel
el cielo y la tierra los ríos y mares.

El agua os pedimos ahora en este trance
que sin ellos todos pereceremos, Madre.

Los niños suspiran las gentes dan ayes
y los pobres lloran desventuras tales.

Agua, Señora, agua, nuestro efecto alcance
despidan las nubes copiosos raudales.

Piadosa Señora la falta que hace
el agua a los campos para remediarles.

Cándida Paloma no nos desampares
oye los lamentos de estos miserables.

Mirad, Madre nuestra, a vuestros amantes
que lloran por agua a gritos constantes.

Si el pecado es causa de todos los males
la virtud nos libre de tantos pesares.

Clamad por nosotros Reina, Virgen, Madre,
que en copiosas lluvias el cielo se rasgue.

Remedia los campos Señora, regadles
con agua del cielo que falta les
hace.

Rogad a vuestro Hijo, Santísima Madre,
nos envíe el agua ahora en este trance.

Todo el pueblo llora, pequeños y grandes,
por lograr el agua de tu Hijo inefable.

Los campos se secan Soberana Madre,
los pobres son muchos remedia sus males.

Ea, Madre Nuestra, cesen los pesares
llueva el cielo, llueva baje el agua, baje.

Pobres de nosotros cuando el pan nos falte,
moriremos todos al rigor del hambre.

Los ríos se secan, las plantas se caen,
las fuentes no corren, las hierbas no nacen.

Oh Clemencia! Oh Pía! Oh Cándida Ave!
Oh Reina del Cielo!, tu Piedad nos salve.

Para que en la gloria podamos cantarte.
Virgen de la Piedra SALVE, SALVE, SALVE
.                                                             

                                                               Enviado por Iñaki.