VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                       MARE DE DÉU DE MONTSERRAT -   MONISTROL DE MONTSERRAT (BARCELONA)

   Patrona de la Diócesis de Vic y de Cataluña. Está en el Monasterio de Montserrat. Fiesta: 27 de abril.

   En un principio la imagen estuvo en la iglesia de Sant Just hasta la invasión musulmana (22-04-717), en que fue retirada de la iglesia y escondida en unas montañas. Según la tradición fue hallada milagrosamente por siete pastores de Monistrol, el año 880, y a lo largo de siete sábados seguidos, oyeron una música deliciosa y vieron unas luces misteriosas en la oscuridad de la noche que revelaron el lugar de su escondite: una cueva elevada en la montaña. Dieron noticia del suceso a su párroco, quien la hizo llegar a su superior. El obispo Gotmar de Vic, que se hallaba a la sazón en Manresa, acompañado de clérigos y caballeros, partió para Monistrol y organizó el traslado para llevarla a la catedral de Manresa (25/04/880), pero al pasar delante de cierto lugar no hubo manera de mover la imagen, lo que se interpretó como el deseo de la Virgen de permanecer allí.

     La leyenda refiere que fue el propio San Lucas quién talló esta imagen en Jerusalén y que San Pedro la trasladó hasta Barcelona. Desde entonces consta la existencia de una ermita. A principios del siglo XI se hizo el primer santuario románico. La actual iglesia, de una sola y espaciosa nave de 68,32 metros de largo, 21,50 de ancho y 33,32 de altura, fue comenzada en 1560, el abad Bartolomeu Garriga coloca la primera piedra, y consagrada el 2-II-1592. Fuera del recinto del monasterio, una capilla de reducidas proporciones, señala el lugar donde, según la tradición, fue hallada la santa imagen, construida en el siglo XVII.

        El conde de Barcelona, Wigfredo I el Velloso (año 888), conquistaba de manos musulmanas esta comarca y cedía las montañas a monjas Benedictinas y donaba al monasterio de Ripoll de las primitivas ermitas montserratinas, entre las cuales había una dedicada a Santa María. Posteriormente el conde Borrell pone en su lugar a 12 monjes Benedictinos del monasterio de Ripoll. Sin embargo, hasta el siglo XIII no aparecen las primeras alusiones explícitas a la presencia de una imagen titular de la vieja iglesia románica erigida por el abad Oliba, seguramente la misma que desde 1599 preside el altar mayor de la actual basílica. A principios del siglo XV (1409) el monasterio alcanza la dignidad abadial, independiente de Ripoll.

    La imagen, que sustituiría a la primitiva, es del siglo XII. Una de las "Vírgenes Negras" (aun que estudios recientes han demostrado que la imagen fue pintada de negro); por ello llamada la "Moreneta". Bellísimo ejemplar de arte románico. Mide, sentada, 95 cm. de alta y es de madera tallada policromada (siglos XII-XIII).

    Por una bula del Papa Gregorio XV, citando un breve de Clemente III (1187 - 1191), podemos afirmar que por esta época ya existía una Cofradía constituida para el culto a la imagen. En 1223 aparecen los primeros testimonios de la presencia de la escolanía.

    Durante la invasión francesa, tuvo que ser escondida hasta 1810. En 1811 el monasterio volvió a ser atacado y la imagen fue nuevamente trasladada, esta vez oculta dentro de una caja de madera. En 1822 fue devuelta a Barcelona y colocada en su templo dos años más tarde. Durante la quema de conventos de 1835 la Virgen fue salvada otra vez y cuidada durante nueve años en la zona de Bruch. A lo largo de la Guerra Civil tuvo que ser ocultada de nuevo.

    Fue la primera Virgen española coronada canónicamente, el 11 de septiembre de 1881.  El Papa León XIII la declaró Patrona de Cataluña. La devoción a la Virgen de Montserrat adquiere, sobre todo a partir del siglo XVI, un alcance universal. Fue la Virgen del reino de Aragón, cuya devoción se extendió por toda Europa, y en Italia se le dedicaron más de 150 iglesias y capillas. Siete monasterios llevan hoy su nombre. En América también se extendió su culto.

    La lista de los visitantes ilustres del santuario resultaría interminable. Entre los santos baste mencionar a san Ignacio de Loyola, san Luis Gonzaga, san Francisco de Borja, san Juan de Mata, san Pedro Nolasco, san Raimundo de Peñafort, san José de Calasanz, san Benito de Labre, san José Oriol y san Antonio Maria Claret.

    En 1947 la santa imagen fue colocada en su nuevo trono, costeado por suscripción popular, y expuesta a la veneración de los fieles, suprimidos definitivamente los vestidos postizos, en su forma original. 

          

                Texto e Imagenes enviados por Francisco Alonso.