VOLVER A LA PAGINA INICIAL

        VERGE DE MURA - MURA (BARCELONA)

   La quietud del pequeño y recogido pueblo de Mura, a unos 50 kilómetros al norte de Barcelona, sucumbió cuando el 16 de marzo de 1998 el sacerdote de la localidad, Lluís Costa, descubrió que una estatuilla de la Virgen de marmolite blanco, y de unos 70 centímetros de alto, "tenía el aspecto de haber llorado lágrimas de sangre". La imagen procedía de Medjugorje, Bosnia, y estaba expuesta en el patio del exterior de la iglesia del pueblo sobre un pedestal a unos 2 metros y medio del suelo. De los extremos de sus ojos, y no de los lagrimales, le habían salido gotas de sangre que se deslizaron sobre su rostro hasta que se coaguló, y la sangre no estaba seca del todo.              

                                                                Enviado por Iñaki.