VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                  VIRGEN DE LOS MILAGROS -                               A LARACHA- CAION (A CORUÑA)

   La devoción religiosa está claramente marcada por la existencia del Santuario de La Virgen de Los Milagros, aunque es la Iglesia Parroquial Nuestra Sra. del Socorro la que consagra los domingos los habitantes de la Villa convocados por los sonidos de las campanas.
   El primer domingo anterior al 8 de septiembre se celebra la Romería de Nuestra Sra. de Los Milagros, que comienza con la procesión trasladando la Imagen de La Virgen hasta su Santuario, siendo el domingo posterior al 8 del mismo mes, cuando retorna de nuevo en procesión al templo parroquial, se cumple así una antigua costumbre y a la que ya el licenciado Molina hacia referencia por el año 1550, La Capilla de estilo barroco compostelano tardío, fue construida bajo la dirección del Fraile Manuel Mata y del cantero Juan Antonio Castro, parece que las obras duraron 50 años y para la construcción de andamios hubo que recurrirse a la tala de árboles del bosque de Vilar de Francos y al transporte por mar en dos barcos desde Malpica y desde La Coruña también por mar llegan las piezas del retablo Mayor y las campanas desde Santiago de Compostela.
   La romería es una celebración festivo religiosa alrededor del santuario, los asistentes suelen acudir por la mañana para estar presentes en los actos religiosos, estas romerías son expresiones álgidas de tiempo sagrado, de la circunstancia que se escapa a la razón y entendimiento humano para pertenecer al reino de la creencia y el poder sobrenatural, es por tanto tiempo de ver cumplidos los deseos por la intención mediadora de la imagen santa y es por eso que no se escatiman esfuerzos en acudir en persona a realizar las peticiones, la ofrenda o a depositar los votos pertinentes, junto a los ritos de carácter católico se llevan a veces otros relacionados con distintas creencias populares, como dar un determinado número de vueltas alrededor de la ermita con el fin de librarse del meigallo o mal de ojo y era de primordial exigencia guardar silencio mientras se llevaba a efecto.
   Los romeros acuden según la costumbre andando desde puntos geográficos distintos de la comarca para terminar los ritos en la fuente Santa al lado del Santuario, donde desde 1828 corre un agua pura y cristalina en canales labrados en cantería, también a cincel está labrado el cruceiro de 1896 que embellece el atrio terminado en 1924, con el cruceiro y dos eucaliptos centenarios dan una inigualable belleza natural al conjunto arquitectónico.
El humilladoiro que aun se conserva en un monte próximo al santuario se hace eco de las piedras allí depositadas por los romeros de antaño. Pero la romería significa también tiempo festivo, el atrio es el punto elegido por las rosquilleras y otros vendedores que ofrecen sus mercancías, también este espacio y los campos próximos al santuario sirven de marco para la comida y baile de los romeros.

 

                                                               Enviado por Iñaki.