VOLVER A LA PAGINA INICIAL

                           DESCENDIMIENTO -              -    CANGAS DO MORRAZO- HÍO (PONTEVEDRA)

     El Cruceiro de Hío fue creado por el maestro José Cerviño en 1871, que esculpió esta obra barroca en un solo bloque de granito consiguiendo un acabado perfecto, aunque alguna de las piezas fue necesario trabajarlas aparte y añadirlas al conjunto.
     En el se representa el descendimiento de Cristo de la Cruz por la Virgen María y San Juan en una escena de gran realismo y de movimiento que anima a las figuras, entre las que también se encuentran José de Arimatea y Nicodemo. Las herramientas y las escaleras utilizadas en el desenclavo también aparecen reflejadas con esmero. En el fuste de la columna se representa a la Virgen pisando la cabeza de una serpiente, a Adán y Eva desnudos y a los arcángeles. Este capitel está soportado por las figuras de cuatro querubines alados. En la base del varal se abren una especie de hornacinas con las ánimas del purgatorio, Cristo Resucitado visitándo a su madre y, de nuevo, Adán y Eva consumiéndose en las llamas del limbo en clara alusión al pecado original, causa del martirio de Cristo y del cual redimió a los cristianos con su crucifixión.
     En definitiva, una obra clave de la escultura gallega de finales del S XIX y que supone además una excelente clase de religión.

                                                               

                                                                    Enviado por Iñaki.